sergio@guadamarketing.com | 628 322 452

El éxito llega cuando piensas diferente

¿No os habéis dado cuenta de la cantidad de contenido de Marketing Digital que existe en Internet? Los profesionales del sector del Marketing tratamos de gestionar nuestro blog de nuestra página web conforme a los estándares SEO.

El resultado: Google no recompensa a todos (ni mucho menos), y llega un momento en el que destacar sobre el resto es casi imposible.

Por eso, y tras mucho tiempo sin escribir en mi blog, he decidido dar un cambio radical.

Comenzaré contando una historia:

Los comienzos de mi vida

Sentado en un banco recuerdo aquellos días en los que no encajaba con los niños de mi edad. Era diferente, tímido, e incluso tenía dificultades para encontrar compañero de pupitre.

En realidad, eso no me preocupaba demasiado. Siempre tuve el apoyo de mi familia y una fortaleza mental que quizá era impropia de un niño de 10 años.

Mi familia se esforzó mucho para que yo siguiese adelante, para que continuase con mis estudios y no tirase la toalla a las primeras de cambio.

Un día, sin esperarlo, comencé a destacar. Ni siquiera yo era consciente de mi talento, pero conseguí graduarme en la universidad y todo el mundo estaba muy contento conmigo.

Había encontrado lo que me apasionaba, algo que sacaba toda la creatividad que llevaba dentro y que, además, me hacía destacar por encima del resto.

Me gustaba expresarme a través de vídeos, de imágenes que yo mismo retocaba, y de todo lo que me permitiera conectar con el mundo que había ahí fuera.

Resulta que a eso le llamaban Marketing, una palabra que yo hasta ese momento desconocía.

¿Y ahora qué?

Llegó mi primer trabajo y, literalmente, fue como si me enviasen a la guerra.

Sin duda, lo más valioso de ese trabajo fue encontrar a mi primer gran amigo. Él siempre me contaba sus sueños y, aunque yo no le entendía demasiado, comprendí que cuando tienes pasión por conseguir lo que quieres, nada te puede detener.

Como se suele decir, en ese trabajo era “el último mono”. A mis superiores sólo les importaba que hiciera mi trabajo, pero aún así conseguí destacar, y en el momento más delicado de la empresa, conseguí salvar a mi jefe de lo que hubiera sido su ruina.

Aunque nunca me lo agradeció, sé que en el fondo él también me aprecia.

Sin trabajo, decidí que era momento de cumplir mis sueños. Decidí montar mi propio negocio de Marketing Digital.

Al principio no conseguía clientes. Nadie quería contratar a un joven sin experiencia.

Sin previo aviso, la crisis llegó a nuestro sector, y todas las empresas de Marketing, que estaban inmersas en una guerra de precios descontrolada, no pudieron sobrevivir. Todas salvo la mía.

Era el mayor referente en Marketing Digital de la zona, y todos los que antiguamente me rechazaron por no tener experiencia, me dieron una oportunidad para trabajar con ellos.

Vuelta a la realidad

El negocio iba viento en popa, pero por problemas familiares tuve que regresar a casa, con mi familia. Sinceramente, este fue el peor momento de mi vida.

Tras muchos días sin salir de casa, un día al levantarme de la cama sentí la increíble necesidad de llevar mi creatividad fuera de los límites que yo conocía, mi ciudad.

Fue entonces cuando viajé por toda Castilla la Mancha dando conferencias y hablando sobre cómo gestionaba las herramientas de Marketing: Redes Sociales, Posicionamiento en Google, Diseño de páginas web… todos los que venían a mis conferencias me aclamaban e incluso me seguían hasta el siguiente evento.

Madrid, Valencia, Barcelona… recorrí todo el país acompañado de mis seguidores, y hasta las televisiones me entrevistaban.

Es curioso que cuando era un niño nadie quería saber nada de mí, y hoy mi trabajo tiene repercusión nacional.

Y aquí se acaba todo. Bueno, en realidad no se acaba, porque la vida no se detiene, y porque yo seguiré peleando por cumplir mis sueños.

 

Como habéis podido comprobar, esta historia no es real. Está basada en una de las películas más conocidas en el mundo del cine, ¿sabéis cuál?

Si os ha gustado, no quiero que me deis un me gusta, eso sólo lo harán los que no hayan leído la historia. Me gustaría que, si realmente os ha gustado comentéis, compartáis, y me animéis a escribir la siguiente historia.

Así soy yo, me debo a mi público.

Deja un comentario

Menú de cierre

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies